Extinción de Incendios

Grupos de presión contra incendios

Un grupo de bombeo es un sistema de impulsión de agua, comúnmente llamado grupo de presión contra incendios, que sirve para suministrar agua u otros líquidos bajo demanda a una instalación contra incendio, que pueden ser BIEs, sprinklers, hidratantes, toberas de espuma, cañones, etc. Un sistema de bombeo está formado por los siguientes elementos:

  • Un grupo de bombeo auxiliar
  • Un grupo de bombeo principal
  • Material diverso como depósito hidroneumático, valvulería, instrumentación, controles, etc.

Este grupo de bombeo principal debe responder a las exigencias de caudal y presión de agua requeridos por los sistemas de protección contra incendios. De esta forma, el grupo de bombeo auxiliar servirá únicamente para mantener, de forma automática, la instalación a una presión de rango constante, respondiendo a las fugas y variaciones de presión en la red general contra incendios.


Bocas de Incendio Equipadas

BIEs

BIEs son las siglas de Bocas de Incendio Equipadas, se trata de equipos de material contra incendio fijos anclados a la pared y conectados a una toma de agua. Los BIEs son los armarios con manguera y un cristal que se rompe fácilmente para poder accionar el mecanismo de extinción de incendios. Prácticamente casi todo el mundo ha visto estas Bocas de Incendio Equipadas en algún edificio, aunque posiblemente sin conocer su nombre como BIE.

Estos sistemas contra incendios son apropiados para pequeños incendios, son aconsejables para atacar los fuegos en sus inicios. Pero no demos enfrentarnos a un gran incendio con este equipamiento. Para incendios grandes debemos dejar paso a los equipos de emergencia especializados y al uso de hidrantes.


Hidrantes

El hidrante es un equipo que suministra gran cantidad de agua en poco tiempo. Permite la conexión de mangueras y equipos de lucha contra incendios, así como el llenado de las cisternas de agua de los bomberos. Se conecta y forma parte íntegramente de la red de agua específica de protección contra incendios del establecimiento a proteger o de las redes de agua de uso público en las ciudades.


Columna seca

La instalación de Columna Seca es para uso exclusivo del Servicio de Extinción de Incendios y estará formada por una conducción normalmente vacía, que partiendo de la fachada del edificio discurre generalmente por la caja de la escalera y está provista de bocas de salida en pisos y de toma de alimentación en la fachada para conexión de los equipos del Servicio de Extinción de Incendios, que es el que proporciona a la conducción la presión y el caudal de agua necesarios para la extinción del incendio.

Por tanto, un sistema de columna seca puede definirse como un conjunto de elementos necesarios para transportar y distribuir el agua, suministrada por un camión de bomberos situado a nivel de la calle, a los distintos pisos (plantas/sótanos) de un edificio de altura. Éste conjunto de elementos necesarios son:

  • Toma de fachada, siendo la conexión para el camión de bomberos con el objeto de dar suministro a todo el sistema de columna seca.
  • Boca de salida en planta
  • Boca de salida en planta con llave de seccionamiento.


Sistemas automáticos de extinción de incendios

Sprinklers o rociadores

Los rociadores automáticos o splinklers son uno de los sistemas más antiguos para la protección contra incendios en todo tipo de edificios. Están concebidos para detectar un conato de incendio y apagarlo con agua o controlarlo para que pueda ser apagado por otros medios. Los rociadores automáticos protegen prácticamente la totalidad de los inmuebles, salvo contadas ocasiones en las que el agua no es recomendable como agente extintor y deben emplearse otros sistemas más adecuados. Se trata de un sistema totalmente independiente y automático de protección contra incendios, por lo que no requiere de ningún otro sistema que los active.

En su funcionamiento más común, el concepto es muy sencillo: una red hidráulica presurizada con agua y unas boquillas de descarga, los rociadores o sprinklers, sobre los cuales la incidencia directa de la temperatura provoca un desprendimiento de parte de su cuerpo, liberando agua en cantidad suficiente para mojar una determinada área de acción. Debido a su gran poder de descarga de agua, otra de las principales funciones que tienen las instalaciones de rociadores automáticos es la de refrigerar, por lo que es frecuente recurrir a estos sistemas para proteger estructuras portantes de edificios construidos con materiales deformables (madera o hierro), y de esta forma evitar o minimizar la necesidad de tratar dicha estructura con sistemas de protección pasiva contra el fuego, evitando de este modo el impacto estético negativo en su arquitectura interior. Especialmente importante es esta aplicación en edificios catalogados por su alto valor patrimonial.

Detector con sonda electroquímica, diseñado para detectar la presencia de monóxido de carbono según los requisitos de la norma UNE-23-300 1984.

Extinción automática

El sistema de extinción automática consta de un suministro de agente extintor (gas de diversa naturaleza) contenido normalmente en botellas cuya descarga se produce de forma automática a través de canalizaciones (tubería de acero generalmente) sobre la zona a proteger. El sistema se activa a través de la señal emitida por un detector de incendio. También pueden ser activados manualmente. Estos sistemas normalmente actúan mediante aplicación local, es decir, el gas se dirige hacia el riesgo a proteger, o bien, mediante inundación total ocupando todo el volumen de la zona a proteger.

En IPCI DEL HENARES diseñamos e instalamos sistemas de extinción por gas basándonos en la normativa vigente, adaptándola a cada caso particular para buscar el gas que mejor actúe en cada riesgo a proteger.


Extintores

Los extintores de polvo ABC son los indicados para automoción y son válidos para la extinción de los siguientes tipos de fuego:

  • Tipo A: (fuegos de materias sólidas, que implican madera, tejidos, goma, papel y algunos tipos de plástico o sintéticos).
  • Tipo B: (fuegos de materias líquidas, que implican gasolina, aceites, pintura, gases y líquidos inflamables y lubricantes).
  • Tipo C: (fuegos de materias gaseosas, como la mayor parte de los gases combustibles).

Los extintores de CO2 no dejan ningún tipo de residuo después de su utilización por lo que puede ser utilizado sin necesidad de limpiar luego la zona. Otra de las propiedades del CO2 es que no conduce la electricidad por lo que puede ser usado para apagar incendios cargados eléctricamente.